24 horas frenéticas en la vida de un contable (infografía)

Comienza la jornada de un contable. Por la mañana, como de costumbre, con la tesorería realice la revisión de las cuentas bancarias, y cuadre los cargos y abonos con las previsiones. Pero, es fácil que el día se complique. Hoy en día, los contables tienen que saber de todo y ser unos todoterreno. Cualquier tarea que se salga de lo normal acaba cayendo en la mesa del contable, por lo que no es raro que tareas como gestión de las tarifas eléctricas y de telefónica, por poner dos ejemplos, pasen por él para su gestión.

Pero la visita del asesor energético, que le habla de kilovatios, potencias contratadas, lecturas cuarto horarias y potencias registradas P1, P2 Y P3, como si fuera un experto en la materia, no es nada en comparación con lo que le deparará el resto del día. Una vez aprendido el idioma del asesor energético, tras mucho preguntar, es posible modificar determinadas cosas del contrato para optimizar la factura eléctrica. Sin embargo, una hora se le habrá esfumado, por lo que el resto del día habrá que trabajar más rápido si no quiere que el trabajo se le vaya acumulando en la mesa.

12 tareas que tiene que realizar un contable en un día de trabajo

No todos los días son iguales, unos toca hacer unas cosas y otros, otras. Lo importante es cumplir con los “deadlines” (fechas de entrega), ya que el incumplimiento de los plazos en la presentación de impuestos puede acarrear importantes recargos y sanciones, pero el incumplimiento de la presentación de los informes demandados por la dirección puede traer peores consecuencias. Algunas de las tareas que puede realizar un contable en su día a día son:

  1. Registro contable de las operaciones: facturas emitidas y recibidas, cobros, pagos, préstamos, leasings, etc…
  2. Revisión de mayores de contabilidad, con el objeto de comprobar que no hay errores y todas las operaciones se encuentran registradas.
  3. Preparación de información para la tramitación de operaciones de financiación con entidades financieras: cuentas de resultados, balances, modelos tributarios presentados, “pull bancario”, etc.
  4. Gestión de la documentación necesaria para la tramitación de las subvenciones.
  5. Elaboración de informes para la dirección, que le puedan servir de soporte para la toma de decisiones.
  6. Reclamaciones varias a proveedores: facturas que no llegan, cargos incorrectos, materiales defectuosos, etc.
  7. Gestiones con entidades financieras: reclamación de comisiones incorrectas, aclaración de determinados apuntes en las cuentas, etc.
  8. Seguimiento presupuestario, análisis de las desviaciones y proposición de medidas correctoras. Además de la preparación del presupuesto anual todos los años.
  9. Presentación de los modelos tributarios.
  10. Interlocución con asesores, auditores, compañías de seguros, etc.
  11. Gestión de pagos y facturas.
  12. Estudio de viabilidad de nuevos proyectos.

Descárgate de forma gratuita la siguiente infografía de Sage, para ver de forma gráfica como son las 24 horas de un contable.

En blog de Sage | ¿Por qué las empresas prefieren los viernes a la hora de despedir?