impuestos

¿Qué sociedades civiles tienen que tributar por el impuesto de sociedades?

Desde la aprobación el pasado año de la nueva Ley 27/2014 del impuesto de sociedades, nos encontramos ante un cambio fundamental: la tributación dentro del impuesto de sociedades a aquellas sociedades civiles a las que se dota de personalidad jurídica y, por tanto, dejan de tributar en atribución de rentas.

Con esta tesitura, ahora mismo la inmensa mayoría de sociedades civiles tienen serias dudas para encuadrar su tributación y la existencia de personalidad jurídica en ellas o no, por lo que tenemos que atender las directrices que ha ido marcando sucesivamente la Dirección General Tributos.

Despeja dudas con las sociedades civiles. Estas son las que tributarán en el impuesto de sociedades¡Tuitéalo!

Criterios de la Dirección General de Tributos para encuadrar una sociedad civil dentro del impuesto de sociedades

La primera norma que enuncia tributos es aquella por la cual la propia sociedad civil manifiesta ante la AEAT con mención expresa en su acuerdo de voluntades la intención de que sus pactos no se mantengan en secreto, por lo que esta sociedad civil tendría entidad jurídica propia, se le asignaría un NIF que comience por J y por tanto tributaría bajo el impuesto de sociedades.

El segundo supuesto es aquel en el cual una sociedad civil no se manifiesta ante la AEAT como entidad jurídica y se acoge a cualquiera de los supuestos de entidades sin personalidad jurídica propia definidos por el Artículo 35.4 de la Ley 58/2003. Dentro de estos supuestos tenemos las siguientes entidades:

  • Herencias yacentes
  • Comunidades de bienes y
  • Otras entidades que, carentes de personalidad jurídica, constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptibles de imposición

En estos casos, procede la asignación de la letra E en el NIF y, en principio, son entidades que tributarán por atribución de rentas, no por el impuesto de sociedades.

Sociedades civiles con objeto mercantil que tributan en el impuesto de sociedades

Una vez hecha la excepción anterior de las entidades del artículo 35.4, tributarán por el impuesto de sociedades todas aquellas sociedades civiles que declaren dentro de su objeto social la realización de una actividad económica de producción, intercambio de bienes o prestaciones de servicios, salvo las entidades que realicen actividades agrícolas, ganaderas, forestales, mineras o de carácter profesional,

Según marca la DGT, se entenderá por carácter profesional en exclusiva aquellas actividades desarrolladas por las sociedades civiles profesionales constituidas al amparo de la Ley 2/2007 de Sociedades Profesionales

Por tanto, a efectos de epígrafe, tendrán carácter de sociedad civil mercantil todas aquellas sociedades civiles que tengan alguno de los siguientes epígrafes censales en alta:

  • Alquiler de locales
  • Actividades empresariales con todos los epígrafes incluidos en la misma excepto las agrupaciones 21 y 23 de la división 2 de las tarifas del IAE
  • Actividades artísticas y deportivas
  • Actividades profesionales exceptuadas las contempladas en la Ley 2/2007
  • Actividades de producción del mejillón y pesqueras

Como podemos apreciar, estos cambios en los efectos de la tributación de la sociedad civil y, por tanto, la existencia de personalidad jurídica, abocan a la propia sociedad a la conversión en entidad mercantil como vía clara para ellas.

En Blog Sage | Cambios en la fiscalidad de las Sociedades Civiles provocados por la Reforma Fiscal