Publicado por el 24/01/2012 | Contabilidad, fiscalidad y laboral | 3 comentarios

Cálculo de amortizaciones desde cero

Amortizaciones

Una de las tareas más importantes del cierre del ejercicio contable es la verificación del inmovilizado material, el intangible y las inversiones inmobiliarias, así como sus amortizaciones. Siguiendo con nuestra serie de entradas sobre el cierre del ejercicio, hoy vamos a hablar en el blog sobre las amortizaciones.

Antes de calcular las amortizaciones es fundamental verificar que todo el inmovilizado registrado en nuestro sistema contable está en orden, es decir, que no sobra ni falta ningún elemento. Tan pronto como hayamos finalizado la depuración de nuestro registro de inmovilizado ya estamos en condiciones de iniciar el proceso de cálculo de amortizaciones.

¿Qué es la amortización?

Antes de nada vamos a tirar de los manuales de contabilidad para ver qué dice la teoría sobre amortizaciones:

La amortización es la expresión de la depreciación sistemática y efectiva sufrida por el inmovilizado, por su aplicación al proceso productivo.

Es decir, la amortización representa la pérdida de valor de la infraestructura necesaria para el funcionamiento de la empresa. Es una manera de reflejar en el balance el cambio que van sufriendo los elementos del inmovilizado de los que dispone la empresa para ejercer su actividad.

¿Qué conceptos fundamentales intervienen en la amortización?

En el proceso de amortización, intervienen los siguientes elementos:

  • Base de amortización = coste inicial – valor residual
  • Vida útil = tiempo durante el cual se espera utilizar el activo en la empresa.
  • Valor residual = valor que se estima que podría realizarse el activo al final de su vida útil.
  • La fecha de inicio del proceso de amortización es la de puesta en marcha del elemento de inmovilizado.

Métodos de amortización

Se pueden utilizar diferentes métodos de amortización, en función de la naturaleza del bien y del uso al que se destine. Hay métodos de amortización de 3 tipos:

  • Constante: se aplica el método constante en elementos que pierden su valor por igual a lo largo de su vida útil.
  • Degresiva: se aplica el degresivo lo utilizaríamos para elementos que pierdan más valor al principio de su vida útil
  • Progresiva: se aplica el progresivo en aquellos elementos que pierdan menos valor al principio de su vida útil.

La elección del método de amortización que sigue cada elemento del inmovilizado debe ajustarse de manera fiel a su curva de pérdida devalor, es decir, no se puede elegir uno que no se corresponda ni cambiar de método  durante la vida del mismo.

Calculo de la cuota de amortización

En el caso de la amortización constante, la cuota de amortizaciónse obtiene como resultado de dividir la base de amortización entre los años de vida útil del bien. Quedan todavía algunas empresas que hacen un cálculo incorrecto de las amortizaciones, ajustando su importe a los resultados del ejercicio, de manera que cuando el resultado es favorable aumentan la amortización y la reducen cuando el resultado es desfavorable. Esta práctica desvirtúa el espíritu de la amortización y el resultado del ejercicio.

Actualmente los programas de contabilidad de SAGE ofrecen módulos específicos para el tratamiento del inmovilizado, incluyendo su amortización. Estos productos facilitan la gestión de las amortizaciones, en sus diversas modalidades, y añaden seguridad en su cálculo. También existe la funcionalidad para obtener el importe mensual, que permite integrarlas automáticamente en los informes de gestión que manejamos durante el ejercicio.

Ejemplo de cálculo de amortizaciones

Para terminar esta entrada sobre amortizaciones, vamos a ilustrar lo anteriormente expuesto con un ejemplo práctico. A continuación se expone el cuadro de amortización para un caso de compra de una máquina por importe de 6.490 euros (IVA incluido), que adicionalmente requiere un pago de 177 euros (IVA incluido) para su puesta en marcha. La vida útil de la máquina se estima en 5 años, con un valor residual de 500 euros:

Cuadro de amortizaciones

(Click sobre la imagen para ampliar)

Como se puede comprobar, hemos optado por un sistema de amortización constante, ya que la máquina pierde valor todos los años por igual. También hay que tener en cuenta que se ha contemplado la puesta en funcionamiento de la máquina a día 1 enero. Si se hubiese hecho el 1 marzo, el primer año aplicaríamos 10/12 de la cuota anual (10 meses) y llegaríamos al sexto año con 2/12 de la cuota anual (2 meses).

Blog Sage | Ajustes en la contabilidad del IVA ante el cierre del ejercicio
Imagen | po.psi.que

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero

3 Comentarios

  1. No olvidemos las obligaciones documentales respecto fras y resto de inmovilizado a efectos tributarios

  2. La amortizacion no comienza en el momento de su puesta en funcionamiento sino en el momento en que el inmovilizado esta en disposicion de ser puesto en funcionamiento.
    Se distinguen tres momentos:
    -Puesta a disposicion
    -Disponible para su puesta en funcionamiento (AQUI COMIENZA LA AMORTIZACION)
    -Puesta en funcionamiento

  3. son todos putos

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>