9 razones por las que amar a tu asesor (vídeo)

El amor, sentimiento y pasión, pero… ¿se puede amar al asesor? Pues, según la primera definición de amor que nos da la RAE, parece que sí, ya que este es un sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

Y es que el empresario tiene insuficiencia en las áreas que domina el asesor (la contabilidad, la fiscalidad y la asesoría laboral), por lo que necesita unirse a un asesor, creando sinergias muy positivas cuando se junta un buen empresario con un buen profesional de la asesoría.

Pero, en el contexto de la actual disrupción digital, ¿sustituiría a su asesor por un robot?

Un profesional de la asesoría va o debiera ir más allá del cumplimiento de las obligaciones contables, fiscales y laborales, ya que un buen asesor es un aliado, un socio de negocio, que nos puede hacer ahorrar mucho dinero y quebraderos de cabeza, algo que bien sabe el que en sus carnes ha sufrido un mal asesoramiento que ha derivado en sanciones de la Agencia Tributaria.

Personalmente, nunca sustituiría a la completa figura de un asesor por un robot, pero sí que es conveniente que el buen asesor cuente con los mejores programas de software en asesoría, ya que esto redundará en un mejor servicio y en un ahorro de costes, que en caso contrario repercutirán al cliente.

¿Cuáles son las razones por las que amar a nuestro asesor?

Amor en tiempos revueltos… En los peores momentos es cuando un profesional de la asesoría puede demostrar todos su valor, pero existen varias razones para que el asesor nos muestre porque tenemos que enamorarnos de él. En el siguiente vídeo elaborado por Sage, podemos ver de forma amena todos los motivos por los que deberías querer a tu asesor.

    1. Cuando te preocupe Hacienda y los impuestos, tu asesor te ayudará a enfrentarte a ellos.
    2. Los asesores están acostumbrados a trabajar contrarreloj y siempre consiguen presentar a tiempo las liquidaciones de sus clientes.
    3. Pueden hacer varias cosas al mismo tiempo, la más habitual trabajar mientras atienden el teléfono.
    4. Son consejeros de confianza, que siempre están ahí para ayudarte con tu negocio.
    5. Son maestros, que ayudan a sus clientes a entender los entresijos de la contabilidad, las figuras tributarias y la normativa laboral.
    6. Te ayudaran a optimizar los costes de tu empresa, ya que al trabajar con diferentes clientes saben muy bien donde se pueden recortar gastos.
    7. Son confidentes, que escuchan tus problemas y te ofrecen soluciones.
    8. Son analistas que te pueden ayudar a crear un plan de negocio.
    9. Siempre están ahí, para los problemas del día a día.

¿Son o no son dignos de nuestro cariño?

En Blog de Sage | ¿Es deducible la factura y el IVA de la cena de navidad?