Sin título

El despacho inteligente, orgánico y relacionado

Los mercados, cada vez más competitivos, han obligado a los negocios a evolucionar a marchas forzadas durante los últimos años. Las nuevas tecnologías han sido uno de los principales catalizadores, ya que han reestructurado todas las áreas de la gestión empresarial, transformado el mercado con el crecimiento del ecommerce y el marketing digital y modificado la comunicación con los clientes.

Estas transformaciones han traído nuevos desafíos para los despachos profesionales, que deben adaptarse a las necesidades de sus clientes, pero también descubren día a día nuevas oportunidades de crecimiento.

Y es que, en un contexto de negocios como el actual, el trabajo de oficina hay veces que queda en segundo lugar. No solo porque la captación de clientes o “salir a la calle” sea primordial, sino porque la actualización, formación interna y consecución de alianzas profesionales son el punto de inflexión que marca el paso de un despacho normal, que simplemente sobrevive, a un despacho inteligente que crece.

En ese aspecto, a continuación os mostramos las tres líneas de acción a seguir para explotar esas posibilidades de crecimiento: networking, actualización tecnológica y formación.

Networking

Porque la unión hace la fuerza, hay veces que tu despacho puede detectar oportunidades que, aunque no pueda explotar directamente, puede redirigir o recomendar a colaboradores.

Convertir esa pequeña acción en algo habitual permite que ese flujo de recomendaciones sea algo circular e, inevitablemente, beneficie a tu empresa en un momento u otro. Las claves que lo hacen posible son:

  • Pertenecer a círculos profesionales de trabajo e influencia del sector.
  • Tener visibilidad online, ya sea a través de blogs o grupos de discusión en LinkedIn, donde intercambiar opiniones y destacar como experto en la material que más interese a tu despacho.
  • Por supuesto, asistir a todo evento posible del sector y similares. Nada puede hacer sombra a las relaciones cara a cara.

Actualización tecnológica

El primer pensamiento que nos puede venir a la cabeza cuando leemos la palabra “networking” es: “no tengo tiempo”. Pero dejar que un aspecto tan importante para tu despacho se aletargue por falta de horas es frenar innecesariamente su desarrollo.

¿Cómo sacar tiempo de donde no lo hay? Optimizando tus flujos de trabajo.

Tarea difícil con soluciones ofimáticas tradicionales, deja de serlo tanto si contamos con programas pensados para funcionar solo con despachos. Programas que cuenten con funciones como:

  • Gestión automática de los datos de clientes. Es decir, que una vez introducidos sus datos de contabilidad y facturación en un solo campo y ficha, no necesites ni siquiera copiar y pegar; solo pulsar un botón y obtener el informe o modelo que busques, debidamente cumplimentado.
  • Conexión con los programas de tus clientes. O lo que es lo mismo, que desde su propio equipo, sea el cliente quien proporcione la información necesaria para que el programa de tu despacho haga las gestiones pertinentes y tú solo tengas que revisarlo.

Formación

Por último, es de esperar que no todo el mundo domine soluciones y procesos nuevos desde el primer momento. Ni en términos de networking, ni en materia tecnológica.

Por eso, es importante que tu personal reciba formación específica que le ayude a dominar su flujo de trabajo y ahorre aún más tiempo.